Aunque el título sea sugerente, lo que aquí nos ocupa son las plantas. Lo primordial a la hora de cuidar y mantener una planta es… conocer qué es realmente una planta.

De una manera clara y sencilla, diremos que una planta es un ser vivo, capaz de transformar la luz en energía para crecer. Y es aquí donde creo que hay que incidir más a la hora de hablar sobre plantas.

La luz es lo más importante (o al menos así lo creo yo), para entender el “funcionamiento” de una planta. Si me preguntaran cuáles son las necesidades de una planta, de mayor a menor, diría que la más importante es la luz.

Una planta puede vivir con muy poca agua, alimento, temperatura, oxígeno, etc., pero sin luz no, de ahí su importancia. Se puede decir que estas son capaces de absorber la radiación solar, entre otras, a través de sus hojas (fotosíntesis), y transformarla en energía para alimentarse y, así, desarrollarse.

1*xjf8Xi35_6gyw1ilGTWXBA.jpeg

La importancia de la luz en el desarrollo de una planta es vital, de ahí que para conocer sus necesidades, siempre tengamos que tener en cuenta este elemento. Por tanto, la cantidad y calidad de la luz determinan el desarrollo de estos seres vivos.

Diremos que la relación entre luz y temperatura son las que condicionan, en mayor medida, el crecimiento y desarrollo. Por supuesto que hay otros factores también muy importantes y determinantes, tales como el agua, el suelo, la materia orgánica, el ph, los macro y micro elementos. Por ahora vamos a centrarnos en los dos primeros y, aprovechando el lanzamiento de nuestra nueva web, vamos a ir enseñando un ciclo completo de cultivo de primavera, en nuestras instalaciones. Lo mostraremos desde el principio, para que así todos veamos el desarrollo y crecimiento de nuestras plantas, y así entender mejor a estos seres vivos.